Suscríbete a la newsletter y no te pierdas las últimos consejos

No mostrar este mensaje de nuevo
Caída del cabello

El estrés y los problemas cotidianos pueden llegar a acentuar la caída del cabello

  • 2013.01.07
  • 10
  • Compartir

N. Jiménez. Psicólogo colegiado: M-20.181

Muchas personas creen que la pérdida de cabello  de origen psicológico se debe exclusivamente a trastornos severos. Pero no solo los grandes reveses  de la vida o avatares descomunales pueden hacer que el cabello caiga. Sensaciones que son de lo más habitual, como las generadas por problemas del día a día, también pueden hacer mella en nuestra cabellera.

Aunque las tribulaciones diarias no estén recogidas como un problema en los manuales de diagnóstico, sí que pueden llegar a suponer una fuente de estrés considerable. Levantarse, preparar el desayuno de los niños, llevarlos al colegio, ir corriendo a un trabajo en el que se puede estar siendo sometido a una gran presión, comer fuera de casa… Los ‘desafíos’ cotidianos a los que muchas personas se enfrentan y los nervios que provocan pueden ir acumulándose y acabar pasando factura.

Esa situación podría traducirse en una gran variedad de problemas. Puede que no conciliemos el sueño, o que nos despertemos en medio de la noche aparentemente descansados. Puede que perdamos el apetito o justo lo contrario, que nos entren ganas de comer a todas horas. Los dolores de cabeza, el agotamiento o las molestias estomacales también pueden manifestarse si nuestra rutina está acabando con nosotros. Y no es raro que piel, cabello y uñas también acaben sufriendo los avatares diarios, pudiendo producirse una pérdida de pelo.

Tratar la caída del cabello es algo importante. Hay personas que podrían llegar a interpretar la pérdida del cabello como que la vida los está venciendo, sintiéndose derrotados. Por no hablar de la inseguridad que podría llegar a generar esta situación en sus relaciones interpersonales (dudas, timidez, baja autoestima…). Si conseguimos controlar la pérdida de cabello, podría ser un buen comienzo para poder controlar otros problemas diarios.

Ante el estrés diario, lo más recomendable es el distanciamiento psicológico de la fuente de problemas. Si lo que más nos afecta es el trabajo, debemos procurar no pensar en él durante las horas que no estemos allí. Fácil de decir, difícil de hacer… ¿Cómo conseguirlo? Intentando realizar actividades que nos gusten y que nos permitan relajarnos.

Si lo que nos gusta es quedar con nuestros amigos, obliguémonos a hacerlo. Si cuando más disfrutamos es viendo un partido de fútbol, procuremos no dejar de hacerlo. Si el cine nos encanta pero normalmente solo podemos ir en fin de semana, intentemos romper la rutina e ir un miércoles.

Cuando sentimos placer, no podemos sentir displacer o incomodidad. Si estamos disfrutando de algo, automáticamente olvidamos los problemas y cargamos las pilas. Sobre todo si esos problemas son los que generan el estrés diario: situaciones que en sí no son problemas excesivamente graves, pero que nos van agotando poco a poco. 

Otro aspecto fundamental es la comunicación de emociones. Ser capaces de explicar lo que nos está agobiando de nuestro día a día y que nos escuchen y comprendan alivia inmediatamente el estrés. Pero hay que tener cuidado: si nos dedicamos a dar vueltas sobre un mismo asunto -por ejemplo, lo mal que nos trata nuestro jefe- corremos el riesgo de hundirnos más y más. Lo recomendable sería no hablar mucho del trabajo fuera de él, para que no contamine el resto de nuestra vida.

  • Compartir
10 Comentarios
  1. 1. 10/01/2013 a las 17:22 horas
    Andrea Gómez L.

    Hola me gustaría saber si el pelo que se cae por estrés vuelve a crecer después, y si lo hace con la misma fuerza o debilitado. Muchas gracias

  2. 2. 18/01/2013 a las 11:56 horas

    Apreciada Andrea:

    Te agradecemos que nos sigas en el blog y te animamos a continuar y solicitarnos la ayuda que requieras. Recordemos que el cabello tiene un ciclo de vida, que hace que cada día se caigan, sin ser anormal, entre 50 y 100 cabellos. Aunque hay periodos del año (especialmente tras el verano) que esta caída se ve incrementada. Y también sucede tras situaciones especiales, como es tras pasar estados febriles altos, hemorragias, postparto, siguiendo dietas hipocalóricas e hipoproteicas, algunos fármacos o tras sufrir un episodio de estrés psicológico importante, como nos explicas.

    La caída del cabello que acontece tras un periodo de estrés se denomina Efluvio. En concreto, Efluvio Telogénico. Este tipo de alopecias o caídas de cabello, en general regresan, tras cesar el agente que lo causó. En tu caso, el episodio de estrés. La recuperación, si no existe otro factor o agente causal, suele ser lenta y completa, debido a que el ciclo capilar es lento, no se evidencia tras unos meses de crecimiento. Al inicio el cabello se puede ver más débil o fino debido a dos circunstancias:

    Es un cabello en crecimiento, inmaduro, que irá adquiriendo con los días y semanas, un aspecto más robusto

    Habrá muchos cabellos iniciando el proceso de crecimiento, por lo que las necesidades nutricionales se incrementan, y podemos reducir los depósitos de alguno de los nutrientes esenciales de los mismos.

    Por ello, en alopecias o efluvios post-estrés, en la medida de lo posible conviene reducir estos episodios de estrés con medidas de relajación, etcétera, asumiendo que esta caída se irá recuperando lentamente, y por otro lado, asegurando los nutrientes para el cabello, manteniendo una alimentación sana y equilibrada y/o con el uso de complementos alimenticios específicos para el cabellos que aseguren los nutrientes al cabello que nos está creciendo.

    Esperamos que esta información te sirva de ayuda.

    Recibe un cordial saludo

  3. 3. 10/06/2014 a las 23:26 horas
    Paola Aspé Osorio

    Mi experiencia dice que el shampoo dió excelentes resultados, más unas vitaminas diarias y un corticoides recomendado por el Dermatólogo. Tenía una alopecia diría que”importante” sobretodo cuando te sorprende ingratamente y pasa a ser una “tragedía femenina”, adoro mi cabello, lo cuido con cremas de peinar y soy muy rigurosa en los procedimientos, la calidad en los productos de lavado y acondicionadorsson los recomendados por expertos. Encontré que Pilexil ayudó considerablemente por 1 mes completo en uso exclusivo, dió excelentes y esperados resultados. Recomiendo el producto y propongo una crema de peinar o un acondicionador para las damas, que siempre tenemos el cabello más largo o tinturtado y en mi caso, crespo. Gracias!!!! Les felicito

  4. 4. 03/10/2014 a las 23:50 horas
    Isabel Robles

    Soy de ecuador, cuando leí de sobre este producto! me alegre y averigue,si había, fue así que lo pude obtener y por ende usarlo,a medida que pasaba los días,fui viendo resultados favorables,pero e tratado de conseguirlo nuevamente, ni logro hacerlo

  5. 5. 20/01/2015 a las 14:36 horas
    Anna

    hola, soy una chica joven madre de dos niñas, acabo de pasar un embarazo y ya llevava tiempo con caida pero esk ahora despues del embarazo(periodo de lactancia) sigo con abundante caida y se me empieza a ver muy poko pelo estoy desesperada y no se si me puedo tomar o hacer algun tratamiento espero respuestas muy breves y muchas gracias por vuestro tiempo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más