Suscríbete a la newsletter y no te pierdas las últimos consejos

No mostrar este mensaje de nuevo
Caída del cabello

¿Afrontan de manera distinta la pérdida de cabello los hombres y las mujeres?

  • 2013.01.14
  • 0
  • Compartir

N. Jiménez. Psicólogo colegiado: M-20.181

Aunque la pérdida de cabello se asocia en gran medida a los hombres, las mujeres también pueden verse afectadas por ella. Sin embargo, las mujeres viven la caída del pelo de una manera diferente a los hombres.

La pérdida de cabello en mujeres se produce especialmente en dos épocas: después del parto y en la menopausia. Tras dar a la luz, el reordenamiento hormonal que se produce en la mujer puede llegar a ocasionar este problema. No obstante, se trata de un fenómeno transitorio, y aproximadamente a los 6 meses del nacimiento del bebé el pelo volverá a crecer en las mismas zonas en las que estaba.

Sin embargo, en la menopausia se producen cambios hormonales permanentes, por lo que suele ser más difícil vuelva a nacer sin seguir un tratamiento. El golpe estético de ver cómo una larga y frondosa cabellera se convierte en una mata de aspecto frágil, o incluso la aparición de zona sin cabello, se suele traducir en otro golpe: el psicológico.

La cabellera es para las mujeres un símbolo de identidad personal mucho más importante que para los hombres. Su deterioro podría llegar a causar ansiedad y hacer mella en su autoestima. Las que sufran este problema pueden empezar a sentir inseguridad en gran variedad de situaciones sociales.

Reuniones familiares o de amigos -en las que a priori no deberían sentir ningún miedo, y que antes eran una fuente de placer y disfrute- pueden llegar a convertirse en un suplicio por el miedo a que los demás vean los daños capilares. Pero igual de rápido que estos sentimientos negativos han podido inundar la vida de las mujeres, pueden desaparecer cuando se recupera el pelo perdido.

Los hombres, por su parte, llevan la pérdida de cabello de una forma diferente. La ansiedad o la tristeza que esta eventualidad a veces provoca es vivida de una manera distinta por ellos. Aunque la inseguridad social pueda llegar a manifestarse, son más habituales otros síntomas como los problemas a la hora de conciliar el sueño, la irritabilidad o la falta de energía.

Algunos hombres pueden llegar a pensar que su virilidad queda trastocada por la falta de pelo. Pueden pensar que su atractivo físico ha mermado, y situaciones en las que antes se sentían seguros, como reuniones de trabajo o hablando con mujeres, podrían resultar algo incómodas. Pero al igual que pasa con las mujeres, si siguen algún tipo de tratamiento adecuado para recuperar el pelo, estas desagradables sensaciones pueden desaparecer.

  • Compartir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más