El pelo y su presencia en el refranero popular

por redaccion

El cabello es un elemento que está muy presente en las conversaciones, y no sólo en relación a problemas de caída. La palabra ‘pelo’ aparece en un gran número de refranes y frases hechas que ya forman parte del lenguaje popular. A continuación te contamos el significado que tienen algunas de ellas:

Hasta el más delgado pelo hace sombra en el suelo: Refrán que significa que cada persona tiene sus virtudes y que no hay que menospreciar a nadie. Hasta la peor persona puede ayudarnos en un apuro pero también puede hacer lo contrario si nos ganamos su enemistad.

No hay calvo que no haya tenido buen pelo: Se usa en relación a personas que, aunque han perdido sus facultades con los años, recuerdan los buenos tiempos en las que todavía las tenían.

Pocos pelos, pero bien peinados: Refrán que se utiliza para indicar que mejor hacer pocas cosas y bien hechas que muchas y mal.

El mal ajeno, del pelo cuelga: Refrán que se significa que las personas se sienten indiferentes ante los problemas de los otros cuando no les afectan directamente.

Buscar el pelo al huevo: Se utiliza cuando alguien busca motivos absurdos para enfadarse. Por ejemplo: “Era absurdo discutir por ese motivo, le estaba buscando el pelo al huevo”.

Del lobo un pelo: Se aplica a situaciones en las que no conseguimos lo que esperamos de una persona, pero es mejor que no haber obtenido nada.

Cual más cual menos, toda la lana es pelos. Este refrán quiere decir que todas las personas son iguales, sea cual sea su condición.

Agua de mayo, crece el pelo un palmo. Refrán que trata sobre las virtudes supuestamente ‘milagrosas’ de la lluvia del mes de mayo.

Esperamos que te hayan sido útiles estos refranes ¡y que puedas utilizarlos cuando quieras y sin cortarte un pelo!

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

Alopecias no hereditarias (I): Alopecia Areata

por redaccion

En artículos anteriores hemos comentado la existencia de diversos factores que pueden estar relacionados con la caída de cabello o alopecia, como son el estrés, los hábitos alimentarios, las horas de sueño o el tabaco. Sin embargo, no todas las alopecias tienen las mismas causas ni los mismos orígenes.

Concretamente, hay alopecias que no están relacionadas con las hormonas y que tampoco se heredan pasándose de padres a hijos. En los siguientes artículos del blog vamos a hablar de este tipo de alopecias, empezando hoy con la Alopecia Areata.

La Alopecia Areata es una enfermedad que la sufre aproximadamente el 1% de la población, y aparece con independencia de raza y sexo. Este tipo de alopecia puede afectar tanto a niños como a jóvenes o a adultos.

Se caracteriza por presentar áreas alopécicas localizadas,  generalmente en el cuero cabelludo, aunque también se puede dar en otras áreas como la barba, las piernas o los brazos. Estas zonas sin cabello “depiladas” presentan normalmente forma de círculo u óvalo.

La Alopecia Areata es una enfermedad autoinmune, es decir, el mecanismo de defensa del organismo reacciona de forma anómala, atacando a sus propias células. No se sabe exactamente por qué se desencadena, pero se sabe que para padecerla es necesario tener una predisposición genética y que hay factores externos que pueden predisponer a su desarrollo. En gemelos, por ejemplo,  se han visto casos en los que uno de ellos tiene  Alopecia Areata y el otro, sin embargo, no padece la enfermedad y además puede presentar incluso mucho cabello.

En el momento en que aparece  esta enfermedad aconsejamos acudir al médico lo antes posible, ya que él indicará el mejor tratamiento para evitar su avance. Un tratamiento efectivo  ayudará a repoblar el área de alopecia, aunque ésta será de forma lenta y podría tardar varios meses.

Este tipo de enfermedades en ocasiones pueden remitir de forma espontánea. En otras, la repoblación puede ser completa pero a lo largo de la vida ir apareciendo brotes de pérdida de cabello y repoblación.  Su evolución resulta impredecible.  No hemos de olvidar que aunque es una enfermedad benigna, puede tener una marcada influencia sobre la calidad de vida de los pacientes por temas estéticos, así como a nivel psicológico.

Recomendamos complementar la visita médica con productos cosméticos de calidad para frenar la caída del cabello como champús y lociones anticaída.

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

¿A qué edad se pueden empezar a usar productos anticaída?

por redaccion

La caída del pelo es un problema que puede afectar a las personas en distintas épocas de su vida, desde el inicio de la misma, en la juventud y en la vejez. Es por ello que muchas personas, especialmente los adolescentes, se preguntan si a su edad pueden empezar a usar productos anticaída o es si demasiado pronto.

En este artículo intentamos aclarar estas dudas, remarcando que en edades más tempranas como la niñez las causas de la caída son más complejas, por lo que es aconsejable la visita al pediatra.

Lo primero que hay que recalcar es que en un adulto no hay edad para iniciarse en el uso de productos para combatir la alopecia o caída capilar. Es más, cuanto antes se empiece a actuar en un cabello que está empezando a caer, mejor será la normalización del ciclo capilar y, en resumen, mejor para la vida del pelo.

Resulta normal que los adolescentes empiecen a interesarse por el uso de estos productos, ya que es en esta fase de su vida cuando se inicia la pubertad y por ende el cambio hormonal (una de las causas de caída de pelo). Además, en esta época es cuando sienten la necesidad de empezar a cuidar su imagen, lo que redunda en su  autoestima y reafirmación social.

El uso de champús anticaída en los adolescentes que notan que su cabello ya no es como antes no es contraproducente, sino todo lo contrario.

Los problemas de caída del cabello y también de caspa en esta época de la  vida suelen ser incipientes, pero alarmantes para quienes los sufren.  Recordemos la importancia estética en estas edades de reafirmación personal. Afortunadamente, estarán como mucho en los primeros estadíos de la alopecia, pudiendo combatirla eficazmente. En cuanto al resto de productos, lociones y complementos nutricionales, dependerá de cada caso en particular.

Un consejo a tener en cuenta tanto para los adolescentes como para los adultos es que para tener un pelo sano es recomendable llevar una buena alimentación, tomar suplementos vitamínicos, realizar ejercicio, descansar las horas necesarias y evitar el tabaco. 

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

¿Cómo afecta el clima a nuestro pelo?

por redaccion

A veces no somos conscientes de cómo el clima puede llegar a tener efectos sobre la salud de nuestro cabello. El pelo no necesita los mismos cuidados en verano, cuando nos pasamos el día bajo el sol y las temperaturas son altas, que en invierno, cuando los días son lluviosos y fríos, o cuando el ambiente es seco o húmedo

En verano estamos más tiempo al aire libre, hace mucho calor y puede haber más humedad que en otras épocas del año. Una exposición prolongada al sol estimula la producción de  la melanina de nuestro pelo. Esta situación genera un cambio en la coloración cutánea (el tan deseado bronceado estival), así como un cambio de color del cabello. La exposición prolongada al sol evapora el agua del cabello, provocando que se deshidrate. Esta sequedad hace que el cabello se muestre apagado, tanto al tacto como a la vista, sin vida y sin cuerpo. Es por ello que durante esta época es recomendable el uso de mascarillas u otros productos para mantener el cabello bien hidratado.

Las altas temperaturas traen consigo otra circunstancia que puede afectar al cabello, y es el mayor uso de coletas y recogidos. Recordemos que  este tipo de peinados estiran el pelo con fuerza en una dirección de forma constante, pudiendo llegar a generar alopecia por tracción.

En invierno la situación es totalmente distinta y debemos tener en cuenta otros aspectos para mantener el cabello sano. El aire frío, por ejemplo, puede tener consecuencias negativas porque hace que la capa externa (cutícula) de la estructura del cabello se desprenda.

Cabe resaltar también que en esta época del año no se suele dejar secar el pelo al aire libre, por lo que se hace un mayor uso del secador. En anteriores ocasiones ya hemos explicado los motivos por los que el calor daña al pelo, y los riesgos que existen si se hace un mal uso de secadores y planchas de alisado.

Los cambios de temperatura asociados al uso de  prendas que se utilizan en invierno provoca que el pelo tenga una mayor electricidad estática que en otras estaciones. Para evitarlo hay que mantenerlo hidratado, aplicando aceite al cabello u otros productos como mascarillas o champús hidratantes, o utilizando humidificadores para aumentar el nivel de humedad en casa y así evitar las cargas estáticas.

Otro elemento climatológico que hay que tener en cuenta es el viento. Ya sea caluroso en verano o frío en invierno, afecta negativamente al pelo, agitándolo e incrementando su deshidratación.

Los cambios de temporada también afectan a nuestro pelo, por lo que en primavera o en otoño es aconsejable aplicar mascarillas al cabello -y, si es necesario, otros productos- para cuidar su salud.

La estación del verano y la del invierno tienen en común  una circunstancia que también afecta a la salud del cabello: los cambios bruscos de temperatura. En verano pasamos de altas temperaturas en el exterior a locales con aire acondicionado y temperaturas que pueden ser de más de 10 grados de diferencia en muy poco tiempo. Los aires acondicionados resecan también el cabello. A la inversa pasa lo mismo en invierno, con las calefacciones y los cambios bruscos al salir al exterior con temperaturas muy bajas.

En definitiva, haga el clima que haga, es importante mantener el cabello hidratado, seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, a la vez que utilizar los productos capilares adecuados  para cada época del año y según las necesidades del momento vital del cabello.

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

¿Afecta la dermatitis seborreica a la caída del cabello?

por Equipo medico

Si padeces dermatitis seborreica o conoces a alguien que la tiene, te interesará especialmente este artículo. Quizá te descubramos algunas cosas que todavía no sabes.

Aunque la dermatitis seborreica puede aparecer en cualquier zona del cuerpo humano, ya sea en la cara (especialmente en el párpado, detrás de las orejas o en los laterales de la nariz) o bien en otras zonas localizadas del cuerpo donde hay piel, en este artículo nos centraremos en  la zona que corresponde al cuero cabelludo. Esta zona tiene más folículos pilosos de gran tamaño y también mayor cantidad de glándulas sebáceas.

La dermatitis seborreica es una alteración cutánea muy frecuente. Es una afección crónica cuyos síntomas se pueden controlar con tratamientos adecuados y que suele cursar con períodos  inactivos seguidos de brotes.

La pregunta que muchos se hacen es: ¿puede provocar la caída del pelo? La respuesta es no. La dermatitis seborreica se caracteriza por provocar inflamación, picor, descamación, secreción de grasa excesiva y enrojecimiento cutáneo, pero no provoca de manera directa la caída del pelo. Eso sí, es muy incómoda y siempre es aconsejable tratarla cuanto antes.

Este tipo de dermatitis tiene prácticamente las mismas características que la caspa. La única diferencia para saber si es caspa o dermatitis seborreica es la inflamación que aparece en la dermatitis y no aparece en la caspa.

¿Cuáles son sus causas? Pues bien, las causas son desconocidas, aunque se sabe que hay un componente hereditario. Además, se conoce que factores externos como el estrés, la piel grasa y climas extremos la pueden agravar.

En cuanto a sexos, los hombres son más propensos a padecer dermatitis seborreica que las mujeres, siendo más frecuente que aparezca en épocas de frío y en ambientes secos.

Esta alteración cutánea debe tratarse con un champú adecuado. Eso sí, en caso de que el brote sea muy importante, es mucho mejor acudir al dermatólogo para que nos indique cuál es tratamiento más adecuado.

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us