¿De qué depende que los bebés nazcan con pelo o sin él?

por redaccion

Antes de profundizar en la cuestión, es importante entender que el ciclo del cabello humano es especial, pues a diferencia del pelo de la gran mayoría de los animales en los que tanto el ciclo de crecimiento como el de caída están sincronizados, en el caso del ser humano esto no es así.

Ahora bien, el ciclo capilar de los bebés se ve afectado de manera distinta cuando estos aún están dentro del útero o incluso en las primeras semanas de vida, fase en la que el cabello se cae todo a la vez. ¿A qué se debe este hecho?

Los folículos pilosos siguen desarrollándose hasta el 5º mes de gestación y, es en el interior del útero, donde el cabello del bebé, que ya ha crecido, se vuelve a caer de golpe, iniciando de nuevo una fase de crecimiento. En este período aparece el lanugo, una pelusilla que más tarde también se caerá a la vez.

Ya en el 8º mes de gestación se produce un reinicio del ciclo capilar en el que el bebé vuelve a experimentar el crecimiento del cabello en las zonas frontales y parietales. Dependiendo del color que tenga el cabello del bebé cuando nazca, esto se apreciará más o menos.

Si el bebé nace con pelo, la caída del cabello no tendrá lugar hasta pasados 6 u 8 meses después del nacimiento y esta será la última vez. A partir de ese momento, el ciclo de crecimiento y el de caída dejarán de estar sincronizados y esta caída de cabello no volverá a producirse más.

En conclusión, los bebés que nazcan con mucho pelo experimentarán una caída del cabello en los siguientes meses y los que, por el contrario, nazcan sin pelo comenzarán a notar su crecimiento capilar en unos meses. A pesar de que este cabello no requiera unos cuidados especiales, es recomendable usar un champú suave que no dañe los ojos ni los irrite.

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

¿Cortarse el pelo frecuentemente hace que crezca más?

por redaccion

¿Cuántas veces has pensado que cada vez que te cortas el pelo, éste crece más? Seguro que muchísimas, y no eres el único. Se trata de una teoría muy extendida en nuestra sociedad, pero eso no significa que sea cierta, ya que cortarse el pelo frecuentemente no hace que crezca ni más rápido ni más fuerte.

No obstante, es necesario aclarar que al cortarte el pelo habitualmente estás contribuyendo a mejorar el aspecto de su calidad, lo cual es igual o incluso más importante que la velocidad a la que crece el cabello.

Entonces, ¿a qué se debe esta creencia? La explicación es muy sencilla, el pelo sufre agresiones externas y no cortarse el pelo muy a menudo significa que las puntas pueden estar más castigadas y estropeadas. Por eso, cuando una persona se corta el pelo a menudo, aparenta una mejor salud capilar, pues se ha deshecho de las zonas más agredidas del cabello.

Y, ¿cómo conseguimos que nuestro cabello se mantenga sano? Fácil, para que nuestro pelo luzca saludable tenemos que mantener unos cuidados capilares de forma periódica como, por ejemplo, cortar los extremos del cabello. Con estos cuidados contribuiremos a mejorar la salud de nuestro cabello.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, también resulta de gran ayuda seguir una dieta equilibrada. La inclusión de ciertos nutrientes en nuestra alimentación diaria ayudará a que nuestro cabello crezca fuerte y brillante, entre estos encontramos los alimentos ricos en magnesio, hierro, zinc  y vitaminas del grupo B como biotina entre otras.

Y, por último, es importante tener en cuenta que tanto la fatiga como los estados de ansiedad o estrés también repercuten negativamente sobre nuestra salud capilar, por lo que es recomendable tomar conciencia de esto y aprender a lidiar con ello, como ya se indica en posts anteriores.

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

El cabello en la mitología

por berepublic

Tal y como hemos hablado en artículos anteriores, el cabello fue una parte del cuerpo muy especial para antiguas civilizaciones como egipcios, griegos o romanos. Como no podía ser de otra manera, el pelo también tuvo reflejo en la mitología, siendo elemento característico de dioses y de otros personajes clásicos.

Un claro ejemplo es Venus, la diosa del amor y de la belleza, que lucía  un largo pelo rubio. Su bonita cabellera quedó reflejada en el cuadro “El nacimiento de Venus”, de Botticelli.

Otra mujer que también tenía un largo cabello es Psique, una princesa de una belleza tan extraordinaria que Afrodita estaba celosa de ella y que consiguió enamorar a Eros (Cupido), el dios del amor.

En la mitología, otra mujer de una gran hermosura que tenía un bonito y frondoso pelo es Pandora, la primera mujer de la tierra, a quien Hefesto, dios del fuego, moldeó a imagen y semejanza de las diosas inmortales.

También encontramos a Calipso, conocida como ‘la de las bellas trenzas’, que como cuyo nombre indica lucía unas largas trenzas y destacaba por su belleza y su armoniosa voz. Calipso fue  la ninfa que cuidó a Odiseo cuando éste llegó a la isla Ortiga y se enamoró de él.

Además de estos personajes mitológicos femeninos cuyos cabellos y belleza eran admirados y deseados por otras diosas, ninfas o mujeres, en la mitología encontramos historias en las que el pelo tiene un papel fundamental en el desarrollo de los sucesos. Por ejemplo, la de Medusa.

La historia explica que Medusa tenía una característica que la diferenciaba del resto de sus hermanas: era la única mortal y la más bella de todas. Tal era su belleza que deslumbró a Poseidón y éste la quiso seducir. Esto provocó la ira de Atenea, que castigó a Medusa convirtiéndola en un monstruo desalmado que petrificaba a cualquiera que la mirara a los ojos. Además, Afrodita, celosa por la hermosa cabellera de Medusa, no se conformó con este castigo y convirtió los cabellos de Medusa en serpientes.

Por otro lado también encontramos la historia de Sansón, que en este caso se trata de una historia bíblica. Cuenta la leyenda un día llegó un ángel y les dijo a los padres de Sansón que tendrían un hijo muy especial, que dios lo había escogido para gobernar Israel, y que tendría el don de la fuerza. Pero Sansón tenía un punto débil: su cabello. Cuando se lo cortaron, quedó debilitado y perdió lo que le hacía tan especial.

Como podemos ver, el cabello ha tenido un papel importante en las historias mitológicas y numerosas veces ha sido símbolo de belleza y poder. 

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

Peinados que marcaron tendencia desde los años 50 a los 90

por redaccion

¿Sabes cuáles fueron los peinados que tuvieron éxito en la década de los 50?  ¿Y en los 90? A continuación haremos un recorrido a lo largo de la historia y descubriremos los peinados que triunfaron en cada década.

En los años 50 causó furor el peinado de rizos esculpidos, estilo Marilyn Monroe, y si la melena era rubia, todavía mejor. También tuvieron mucho éxito los peinados con ondas, con clara inspiración en Gilda. Un peinado icónico en esos años fue el moño alto de Audrey Hepburn, y también se puso muy de moda el llamado corte garçon, que dejaba la sensual nuca al descubierto.

La década de los 60 fue una etapa de cambio e innovación, y eso se plasmó también en los peinados. Uno de los cortes inolvidables de los 60 fue el Twiggy, que consistió en llevar el pelo corto hacia el lateral y hacia detrás de las orejas, dando un aspecto elegante. El flick es otro de los peinados que más triunfaron entre las mujeres de la época. En este tipo de peinado el cabello caía sobre los hombros y las puntas se curvaban ligeramente hacia arriba.

No debemos olvidar el famoso corte de pelo estilo bob, creado por el famoso peluquero Vidal Sassoon, un corte en el que el pelo es más largo en la parte delantera que en la nuca. Y otro de los cortes de pelo más aclamados ideados por este peluquero fue el “wash and go“, cuyo objetivo era que las mujeres lo pudieran lucir perfectas sin necesidad de ir a la peluquería.

En los años 70 fue muy popular el peinado estilo afro, tanto en el caso de las mujeres como de los hombres. Y otro estilo de peinado que tuvo mucho éxito en esa década fueron las melenas cardadas, y también las melenas lisas y largas con una raya en medio. Por otro lado, también muchas mujeres optaron por lucir recogidos con trenzas. 

En los años 80 se  quiso romper moldes y los looks de la época así lo revelan: los peinados fueron muy exagerados, recargados y voluminosos. Abundaron los tonos muy atrevidos y los peinados con flequillos o bien con rizos muy marcados. En esta década se puso de moda el peinado de Farrah Fawcett, con su melena capeada y rizada con mucho “aire”, que lo creó para ella el estilista Allen Edwards.

¿Y en los 90? En esa época se prefirió llevar el pelo suelto, con el cabello caído sobre los hombros. Por otro lado, también se puso de moda el estilo grunge, y no sólo en el pelo sino también en la forma de vestir. Para lucir un look grunge se llevaba el cabello desordenado y alborotado. En los 90 también se puso muy de moda el peinado que Jennifer Aniston lucía en la serie Friends: el corte de pelo estilo Rachel, que era abultado por arriba y cortado a capas.

Seguramente muchos de estos peinados los podemos recuperar en la actualidad. Como hemos recordado numerosas veces en nuestro blog, es importante utilizar los productos adecuados y de calidad para mantener el pelo sano. Tener un cabello fuerte y saludable es fundamental para que, se lleve el peinado que se lleve, el cabello siempre luzca radiante.

 

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us

El pelo y su presencia en el refranero popular

por redaccion

El cabello es un elemento que está muy presente en las conversaciones, y no sólo en relación a problemas de caída. La palabra ‘pelo’ aparece en un gran número de refranes y frases hechas que ya forman parte del lenguaje popular. A continuación te contamos el significado que tienen algunas de ellas:

Hasta el más delgado pelo hace sombra en el suelo: Refrán que significa que cada persona tiene sus virtudes y que no hay que menospreciar a nadie. Hasta la peor persona puede ayudarnos en un apuro pero también puede hacer lo contrario si nos ganamos su enemistad.

No hay calvo que no haya tenido buen pelo: Se usa en relación a personas que, aunque han perdido sus facultades con los años, recuerdan los buenos tiempos en las que todavía las tenían.

Pocos pelos, pero bien peinados: Refrán que se utiliza para indicar que mejor hacer pocas cosas y bien hechas que muchas y mal.

El mal ajeno, del pelo cuelga: Refrán que se significa que las personas se sienten indiferentes ante los problemas de los otros cuando no les afectan directamente.

Buscar el pelo al huevo: Se utiliza cuando alguien busca motivos absurdos para enfadarse. Por ejemplo: “Era absurdo discutir por ese motivo, le estaba buscando el pelo al huevo”.

Del lobo un pelo: Se aplica a situaciones en las que no conseguimos lo que esperamos de una persona, pero es mejor que no haber obtenido nada.

Cual más cual menos, toda la lana es pelos. Este refrán quiere decir que todas las personas son iguales, sea cual sea su condición.

Agua de mayo, crece el pelo un palmo. Refrán que trata sobre las virtudes supuestamente ‘milagrosas’ de la lluvia del mes de mayo.

Esperamos que te hayan sido útiles estos refranes ¡y que puedas utilizarlos cuando quieras y sin cortarte un pelo!

Compartir
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • del.icio.us